Wednesday, January 16, 2013

Carta al Senador Larry Seilhammer








Carta al Senador Larry Seilhammer
PR Armed Citizen







17 de enero de 2013


HON. LARRY SEILHAMMER RODRÍGUEZ, SENADOR
SENADO - EL CAPITOLIO
P.O. BOX 9023431
SAN JUAN, PUERTO RICO  00902-3431


Saludos, Sr. Seilhammer:

Sirva la presente, primero que nada, para felicitarle por haber sido electo en las pasadas elecciones.

En estos días, un grupo de ciudadanos americanos, comprometidos con la protección y defensa de la Constitución de los Estados Unidos de América y que nos concierne el futuro que le depara a esta isla que aspiramos sea el Estado 51 de la nación, que corrimos junto a ustedes y luchamos hombro con hombro en las campañas de 2008 - 2012, estamos alarmados ante las medidas que están siendo presentadas en el Senado.

En mi caso personal, que tuve que hacer el mismo juramento que usted el pasado 14 de enero de 2013, le confieso que estoy extremadamente preocupado, frustrado y molesto al ver el proyecto (P. del S. 0085) que usted ha sometido el 2 de enero de 2013.  Según me fue informado, usted sometió una copia exacta en la pasada Sesión Ordinaria de 2012 y el mismo fue rechazado por la que fue nuestra mayoría.  Como podrá darse cuenta, al ver un proyecto colgado que ha sido sometido nuevamente para que sea aprobado por la nueva mayoría popular del Senado, cuya prédica soberanista/separatista antiamericana luego de los pasados comicios electorales se ha incrementado, el sentimiento de haber sido traicionado es inevitable que aflore.

La Constitución de los Estados Unidos de América, en su Carta de Derechos, específicamente en la Segunda Enmienda establece que A well regulated militia being necessary to the security of a free state, the right of the people to keep and bear arms shall not be infringed.  El derecho que encierra ese texto es claro y determina una de las sagradas libertades que fue ratificada por la Corte Suprema de EE.UU. en Heller vs. District of Columbia, 2008 y McDonald vs. City of Chicago, 2010.

Uno de los Padres Fundadores, Samuel Adams dijo, refiriéndose al propósito de perpetuar el sentido y la intención del sagrado documento que contiene la 2da. Enmienda:  "Dicha Constitución no se interpretará para autorizar al Congreso a impedir que el pueblo de los Estados Unidos, que son ciudadanos pacíficos, tengan sus propias armas".

Su proyecto, Sr. Seilhammer, atenta contra las libertades que nos fueron legadas por los Padres Fundadores de la nación americana.  Esas libertades nos fueron garantizadas por vía del sagrado documento que usted y yo (en mi carácter personal primero como miembro del Cuerpo de Infantes de Marina de EE.UU y luego como funcionario electo) juramos proteger y defender.  Este asunto, Sr. Seilhammer, no se trata de pistolas, revólveres y rifles:  se trata de libertades.  Las libertades garantizadas por el sagrado documento le pertenecen al individuo y no a los legisladores para que vengan a disponer de ellas mediante un proyecto como el P. del S. 0085.  Si es su decisión renunciar a sus derechos, pues bien.  Lo que rechazamos nosotros es que cualquiera venga a pretender renunciar a los derechos que le pertenecen a los demás en su carácter individual. 

Usted y yo sabemos que nadie puede arrebatarle lo que le pertenece a otro.  Ambos sabemos, aún mucho mas lo que merece quien toma lo que no es suyo (lección fundamental legada a nosotros por nuestros padres y abuelos cuando eramos niños).  Por eso es que repudiamos cualquier intento, venga de donde venga, de arrebatarnos lo que nos pertenece.  El pueblo está percibiendo muy mal el que se pretenda arrebatarle sus garantías constitucionales mediante proyectos de ley como el P. del S. 0085 y otros contra los cuales manifestará su oposición de manera contundente este año.  Le garantizo aún mucho mas:  el pueblo que en el pasado plebiscito se expresó en mas de un 65% en rechazo del actual status colonial y a favor de que se dirija esta isla en pos de la estadidad habrá de rechazar contundentemente a aquellos que atenten contra nuestra atesorada Constitución.

Usualmente, los legisladores, cuando han presentado medidas como la suya, han pretendido proyectarle al pueblo que esto se trata de control de criminalidad y nada mas lejos de la realidad que su reclamo.  Incluyen al ciudadano americano decente y honesto que se cobija bajo la Constitución junto con los que causan el alza en el índice de la criminalidad y que son aquellos antisociales, delincuentes, sicópatas cuyas empresas delictivas basan sus ganancias en el robo, violación y asesinato.   Nosotros los ciudadanos americanos decentes y honestos, Sr. Seilhammer, somos los buenos que hemos defendido esta nación generación tras generación en diversos frentes de lucha.

El pueblo del que habla la Constitución y que le concede esas garantías como el derecho a tener y portar armas basado en la doctrina de la autopreservación de la vida, son aquellos individuos que amamos la vida, la libertad, la ley y el orden, la sana convivencia y la buena voluntad entre los hombres.  Tomamos como una afrenta cada vez que alguien intenta criminalizarnos mediante proyectos inconstitucionales.

Ya estamos en la era digital y el que mas o el que menos lee y escribe, ve televisión, escucha radio y navega en las redes.  La información cada vez llega con mas rapidez, para bendición de unos y maldición para otros.  El constituyente contra el cual se está atentando con proyectos como este cada vez es mas exigente con sus derechos y libertades.  Ya estamos frente a un constituyente desafiante y decidido a evitar ser victimizado por agendas políticas como la del PPD.  Hoy nos enfrentamos a ciudadanos cuyos intereses no son lo mismo que los de la década del cuarenta.  Esos electores se volcaron en las pasadas elecciones para rechazar unos estilos de gobierno (lamentablemente creo que representará un atraso para nuestra isla pues fuimos y seremos mejor gobierno en la medida en que sepamos escuchar sus reclamos).

Hoy, nosotros los ciudadanos americanos decentes y honestos, a quienes en nuestro carácter individual nos pertenece el derecho que su proyecto busca infringir, nos resistimos a que se nos robe nuestra libertad bajo el irresponsable pretexto de que se está haciendo algo para combatir la criminalidad.  Sin embargo, con mayor convicción nos oponemos a que un senador estadista, que públicamente hizo un juramento ante los ciudadanos americanos residentes en la isla de Puerto Rico lo violente mediante un proyecto como P. del S. 0085.

Hoy, nosotros los ciudadanos americanos decentes y honestos nos oponemos a pagar con nuestra libertad por los delitos cometidos por un vecino.  Rechazamos toda iniciativa para que paguen los buenos por lo que hacen los malos.  Rechazamos que ustedes, en quienes confiamos, legislen basado en su conciencia.  Nosotros, me incluyo como funcionario electo, a lo que hemos sido llamados es a legislar basado en lo que le concierne al pueblo y no en contra de lo establecido por la Constitución de los Estados Unidos de América, que la atesoramos con tanto celo.

Hoy nosotros, los ciudadanos americanos que le apoyamos con nuestro trabajo y nuestros votos a usted y a nuestro Partido Nuevo Progresista, le solicitamos que se indigne, que se alarme y rechace todo intento para infringir la libertad de la gente buena.  Nosotros, los que creemos, protegemos y defendemos la Constitución de los Estados Unidos de América le solicitamos a usted que retire dicha medida.  Nosotros, los que pusimos nuestra confianza en usted, le solicitamos que combata cualquier medida dirigida a criminalizar a la gente buena y cuyo fin vaya dirigido a confligir con lo establecido en el sagrado documento que es la Constitución de los Estados Unidos, cuya defensa ha costado incontables sacrificios de patriotas americanos que han dado lo mas preciado de si através de las generaciones.

Cordialmente,

THE PUERTO RICO ARMED CITIZEN

®DERECHOS RESERVADOS

RSS Digg Twitter StumbleUpon Delicious Technorati

1 comments:

Rafael Rogers said...
January 17, 2013 at 6:31 AM  

HON. LARRY SEILHAMMER RODRÍGUEZ, SENADOR

Proteja nuestros derechos constitucionales como ciudadanos americanos es lo mínimo que podemos hacer
respetuosamente

Rafael Rogers,

Post a Comment